Los cuervos (parte I)

No recuerdo exactamente cuando, pero sí que fue hace mucho tiempo, alguien, fruto de la sapiencia que da la edad, me dijo que para espantar a los cuervos nada mejor que bajar una mano al suelo y, como recogiendo algo, rápidamente, volver a levantarse alzando la mano al cielo.

El cuervo de Poe

El Cuervo. Edgar Allan Poe

Estos cuervos sí que salen volando; hay otros, en cambio, más difíciles de ahuyentar, esos son los cuervos que muchas veces nos acompañan en la literatura, en el cine, el arte…

El cuervo, una criatura que no razona pero que es capaz de hablar, en muchas culturas es símbolo del mal y precursora de la muerte. Fue el animal que informaba a Apolo de las cosas de la tierra. Por aquel entonces tenía el plumaje blanco pero se transformó en negro tras la maldición de su iracundo y ofendido dueño, tras conocer por medio de esta criatura la infidelidad de la ninfa Coronis. A pesar de su etiqueta de malvado y siniestro, es a menudo criado como mascota por su inteligencia. Es además un habilidoso ladrón de objetos brillantes.

Con semejante currículo no es de extrañar la fascinación que han despertado siempre en la sociedad. Muchos son los ejemplos donde se manifiestan estas aves, pero sin duda, a todos nos viene fácilmente a la cabeza uno de los poemas más conocidos de Poe, “El Cuervo”:

“(…)
Abrí el postigo y entonces, entre mucho revuelo y aleteo,
en él se posó un cuervo magnífico de los sagrados días de antaño;
no rindió la menor pleitesía; ni un minuto se detuvo o lo dudó,
sino que, con porte de señor o de dama, se posó sobre la puerta de mi cuarto,
se posó en un busto de Palas justo sobre la puerta de mi cuarto,
se posó, se instaló y nada más.

Entonces cautivó aquel pájaro de ébano mi triste imaginación haciéndome sonreír,
por la grave y severa corrección que ofrecía su semblante;
“Aunque esté tu cresta rapada y pelada -le dije – no eres de seguro ningún cobarde;
fantasmal y adusto cuervo que errando llegas de la costa de la noche,
¡dime cual es tu nombre señorial en la costa plutoniana de la noche!”
Dijo el cuervo: “Nunca más”.

Mucho me maravilló oír a aquella insulsa ave disertar tan llanamente,
aunque su respuesta tuviera poco sentido, poca pertinencia;
pues no podemos evitar estar de acuerdo en que ningún ser humano vivo
recibió nunca la dicha de ver a un pájaro sobre la puerta de su cuarto,
a un pájaro o a cualquier otro animal en el busto esculpido sobre la puerta de su cuarto
con un nombre como “Nunca más”.

Pero el cuervo, posado solitario sobre el plácido busto, dijo sólo
esas dos palabras, como si vertiera su alma en esas dos palabras.
Nada más expresó después, ni una pluma agitó después,
hasta que yo me limité a murmurar: “Otros amigos huyeron antes;
por la mañana el me dejará, como huyeron antes mis esperanzas”.
Dijo el pájaro entonces: “Nunca más”.
(…)”

Edgar Allan Poe. El Cuervo¹. 1845.

El cuervo de Poe es de los difíciles de espantar, de nada sirven amenazas. Es el encargado de acompañarnos hacia la locura, es el ladrón de almas.

NEVERMORE!

(1). Post actualizado: 17/06/10. Se cambió la traducción anterior del fragmento de Poe por la de una edición mejor. (Gracias Marcos.)

Anuncios

Acerca de Señor W.

Del temblor al terremoto. Contacto: esperandoelterremoto@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Poesía, Relato y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los cuervos (parte I)

  1. Marcos dijo:

    Estimado amigo, ni que decir tiene que siento verdadera devoción por ese poema, sin embargo, la traducción que aquí traes….es diametralmente opuesta a las dos que tengo, en ninguna de ellas “nevermore” es traducido por “jamás”, utilizan el más enfático , para mi gusto “nunca más”.
    Merece la pena leerlo en inglés por su sonoridad, aunque nuestro nivel de inglés sea mínimo,aunque nuestro acento sea pésimo, el ritmo,la sonoridad que tiene, no encuentra parangón alguno.

    “Open here I flung the shutter, when, with many a flirt and flutter,
    In there stepped a stately raven of the saintly days of yore.
    Not the least obeisance made he; not a minute stopped or stayed he;
    But, with mien of lord or lady, perched above my chamber door –
    Perched upon a bust of Pallas just above my chamber door –
    Perched, and sat, and nothing more.

    Then this ebony bird beguiling my sad fancy into smiling,
    By the grave and stern decorum of the countenance it wore,
    `Though thy crest be shorn and shaven, thou,’ I said, `art sure no craven.
    Ghastly grim and ancient raven wandering from the nightly shore –
    Tell me what thy lordly name is on the Night’s Plutonian shore!’
    Quoth the raven, `Nevermore.’

    Much I marvelled this ungainly fowl to hear discourse so plainly,
    Though its answer little meaning – little relevancy bore;
    For we cannot help agreeing that no living human being
    Ever yet was blessed with seeing bird above his chamber door –
    Bird or beast above the sculptured bust above his chamber door,
    With such name as `Nevermore.’

    But the raven, sitting lonely on the placid bust, spoke only,
    That one word, as if his soul in that one word he did outpour.
    Nothing further then he uttered – not a feather then he fluttered –
    Till I scarcely more than muttered `Other friends have flown before –
    On the morrow he will leave me, as my hopes have flown before.’
    Then the bird said, `Nevermore.'”

    • Señor W. dijo:

      Bienvenido al blog, lo primero.
      Lo segundo: tienes toda la razón del mundo y no te imaginas cuanto tiempo me pasé con el dedo encima de la tecla de Enter, decidiendo si publicaba el post o no. Cuando se me ocurrió la idea para esta entrada tenía en mente mi vieja edición de El cuervo, pero no la he encontrado por casa (tengo la biblioteca dividida entre dos casas, ¡qué condena!), así que busqué por la red y esto fue lo mejor que encontré, imagina como era el resto. En cuanto consiga mi libro actualizaré la entrada.
      Muchas gracias por el texto original.

    • Señor W. dijo:

      Gracias Marcos por el texto traducido de la edición de Hiperión. La entrada ya está actualizada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s