Vidas tristes (parte III)

Si alguna vez pensaste que tu vida era triste, ¡consuelate!, siempre habrá alguien con una vida peor aún.

Paseando por una librería de segunda mano con un amigo,  este me recomendó uno de los mejores libros que he leído en los último años, Alta fidelidad de Nick Hornby, escrito en 1995. El personaje principal de esta novela se ha ganado por méritos propios un lugar destacado en esta recopilación de vidas tristes, por su miedo al compromiso, por sus fracasos amorosos y su odio al trabajo. Bienvenidos al mundo de Rob Fleming:

“Mis cinco rupturas amorosas más memorables, las que me llevaría a una isla desierta, por orden cronológico:

1. Alison Ashworth

2. Penny Hardwick

3. Jackie Allen

4. Charlie Nicholson

5. Sarah Kendrew

Éstas son la únicas que realmente me dolieron. ¿Qué Laura? ¿No está tu nombre en la lista? ¿No lo ves? Calculo que por los pelos podrías estar entre las diez primeras, pero está claro que para ti no hay sitio entre las primeras cinco; esos cinco lugares están reservados para ese tipo de humillaciones que de verdad te rompen el corazón, y que tú no eres capaz de producir, así de sencillo.”

VinilosResentimiento es la palabra que mejor define a Rob, un melómano, ex-pinchadiscos  y fracasado, con crisis prematura de los cuarenta (va a cumplir treinta y seis), dueño, en un barrio de Londres, de una pequeña tienda de discos donde impera una norma inquebrantable: sólo se vende lo que a mi me gusta. Su novia es maravillosa, excepto por el detalle de que le ha abandonado, como todas sus demás novias, y sus amigos, ¿qué se puede decir de ellos?, son como él y pasan más tiempo discutiendo que buscando soluciones.

“Cuando vivía con Laura, echaba de menos… ¿cómo definirlo? Quizás echaba de menos que alguien tomase el autobús, el metro o un taxi, que una chica se desviase de su camino habitual nada más que para estar conmigo, puede que bien arreglada, un poco más maquillada que de costumbre, puede que un poquito nerviosa, por qué no; cuando era más joven, saber con toda certeza que yo era el responsable todo eso, incluido el trayecto de autobús, me hacía sentir treméndamente agradecido. En cambio, cuando estás permanentemente con alguien no recibes nada de eso: si a Laura le apetecía verme, le bastaba con volver la cabeza, o con ir el cuarto de baño al dormitorio, y para ese viaje no se molestaba en arreglarse.”

Es posible que lo más atractivo de este personaje sea el hecho de no saber nunca si nos encontramos frente a un caradura o un tipo excesivamente honrado, un fracasado o una persona que ha decidido ser fiel a sus principios pase lo que pase.

“¿Sabes qué es lo peor de que te rechacen? La falta de control sobre lo que sucede. Si pudiera al menos controlar el cuándo y el cómo del abandono, no sería ni la mitad de terrible. (…)

(…) soy infeliz porque ella no me quiere; si me logro convencer de que me quiere un poco, volveré a estar en condiciones, porque entonces yo no la querré, y así podré seguir en busca de otra.”

Enlaces: Vidas tristes (parte I), (parte II)

Anuncios

Acerca de Señor W.

Del temblor al terremoto. Contacto: esperandoelterremoto@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Vidas tristes (parte III)

  1. Looz dijo:

    Fíjate, no había visto este post aún… ayer despues de dejarte en casa y ver Shutter Island recordé que tenía deberes por hacer… y debore las 100 primeras páginas de este libro. A final de la semana entrego el trabajo de Comentario de Texto y todo lo que me pediste.

    Me quedo con una frase de las 200 se subrayé ayer.

    “Qué fue primero, la música o la tristeza”

    • Señor W. dijo:

      Ese libro tiene para subrayar 200 fases y muchas más. Me alegro de que te esté gustando. Es difícil no sentirse identificado con el protagonista, ya que: ¿a quién no le gusta la música? y ¿a quién no le han dejado alguna vez?…

  2. Pingback: El arte de la exclusión | ESPERANDO EL TERREMOTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s