Después de nosotros

El sonido de la contundencia siempre se deja oír tras las palabras del filósofo pesimista Albert Caraco. Todo aquello que no nos atrevemos a ver, todos nuestros temores y deseos de desaparición inconfesables cobran vida y voz en las palabras de este autor. Dice las cosas como son, y, como todo pesimista que se precie, hace de su pensamiento un terremoto imposible de frenar. La sociedad en la que vivimos nos ha hecho esclavos de nuestro propio entorno, siendo las ciudades el máximo exponente de nuestro hábitat más opresivo:

“Las ciudades que habitamos son las escuelas de la muerte, porque son inhumanas. Cada una se ha convertido en el cruce del rumor y del hedor, cada una convertida en un caos de edificios, donde nos apilamos por millones, perdiendo nuestras razones de vivir. Infelices sin remedio, nos sentimos, lo queramos o no, comprometidos a lo largo del laberinto del absurdo, del que no saldremos salvo muertos, pues nuestro destino es siempre multiplicarnos, con el único fin de perecer innumerables. A cada vuelta de rueda, las ciudades que habitamos avanzan imperceptiblemente la una contra la otra, aspirando a confundirse, es una marcha hacia el caos absoluto, en el rumor y en el hedor. A cada vuelta de rueda el precio de los terrenos sube, y en el laberinto que engulle el espacio libre, las ganancias de la inversión elevan, día a día, un centenar de muros. Ya que es necesario que el dinero trabaje y que las ciudades que habitamos avancen, es también legítimo que en cada generación sus casas doblen su altura y el agua venga a faltarles cada dos días. Los constructores sólo aspiran a sustraerse al destino, que ellos nos preparan, yendo a vivir al campo.”

Albert Caraco. Breviario del caos. 1982 (póstumo)

Pero, ¿qué pasará cuando ya no estemos? El tiempo es implacable en su discurrir y nosotros no somos ni seremos un factor a tener en cuenta. Tampoco lo será nada de lo que nos rodea. Si desapareciésemos de la faz de la tierra como por arte de magia de un día para otro, dejando el mundo deshabitado, el tiempo de encargaría del resto:

  • 2 días después de nuestra desaparición: por ejemplo, la ciudad de Nueva York, con los mecanismos de drenaje de aguas desactivado por la falta de supervisión humana, vería su metro completamente inundado.
  • 7 días después: los generadores diésel que impulsan el agua de los circuitos de refrigeración de los reactores nucleares se quedarían sin combustible, y el mecanismo se detendría.
  • 1 año después: los mil millones de pájaros que mueren cada año en todo el mundo sobrevivirían gracias al fallo de las luces de localización de las torres de alta tensión y la inanidad de los cables eléctricos.
  • 10 años después: el tejado con la grieta que ya tenía goteras hace una década habría desaparecido hace tiempo.
  • 100 años: las poblaciones de pequeños depredadores, mapaches, comadrejas y zorros entre otros, disminuirán por culpa del legado humano: los gatos asilvestrados desestabilizarán la cadena trófica.
  • 300 años: los puentes se derrumbarán. Los diques de todo el mundo se anegarán, se inundarán y se vendrán abajo. Ciudades como Houston, construidas en los deltas de los ríos, serían arrastradas por las aguas.
  • Miles de años: cualquier construcción que quedara en pie en Nueva York acabaría finalmente convertida en un inmenso bloque de hielo.
  • 35.000 años: el suelo quedaría limpio del plomo depositado durante la era de la industrialización. (El cadmio desaparecería al cabo de 75.000 años).
  • Cientos de miles de años: aparecerían microbios capaces de biodegradar el plástico.
  • 100.000 años: el CO² volvería a los niveles previos a la aparición del ser humano.
  • 10.200.000 años: las esculturas de bronce sería todavía reconocibles.
  • 3 mil millones de años: aunque en formas inimaginables para nosotros, la Tierra seguiría siendo un planeta con vida.
  • Más de 5 mil millones de años: el Sol, en su fase de gigante roja, se expandiría y engulliría los planetas más cercanos, entre ellos la Tierra.
  • La eternidad: nuestra emisiones de radio y televisión, probablemente fragmentadas, seguirían viajando por los confines del universo.

(Fuente: El mundo sin nosotros , de Alan Weisman, 2007)

Ahora toca detenerse y pensar.

Anuncios

Acerca de Señor W.

Del temblor al terremoto. Contacto: esperandoelterremoto@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Ensayo, Filosofía, Sociedad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Después de nosotros

  1. patricia dijo:

    Impresiona pensar en los cambios que estamo produciendo en el planeta, pero se empieza a quejar y cada vez más, parece que llegaremos a lamentar alguna de las modificaciones introducidas.

  2. minicarver dijo:

    Mientras llega el momento de desaparecer de la faz de la tierra, mejor vivir plenamente. ya vendrá el terremoto y la marejada. saludos

  3. patricia dijo:

    pero es que en algunos sitios ya ha empezado el terremoto y la marejada y parece imposible permanecer impasibles en nuestros sofás mientras contemplamos determindas imagenes en nuestras pantallas.

    • Señor W. dijo:

      Frente al peligro hay tres reacciones instintivas básicas, atacar a lo que nos ataca, huir o quedarse paralizado. ¿Si tenemos que reaccionar ante lo que nos sucede, por cual optará cada uno? La verdad es que dará lo mismo. Será inutil si no conseguimos la misma reacción en todos, y eso es imposible.

      Saludos.

  4. chrieseli dijo:

    Siempre he creído que la engreída postura de los seres humanos de sentir que tienen el DEBER de reproducirse como conejos y de defender la vida a ultranza es la causa inmediata de cientos de problemas ecológicos que de otro modo serían sólo pequeños temblores en el delicado balance de la naturaleza, donde sobrevive el que tiene que, dándole espacio a los otros, tanto plantas, como otros organismos de hacer lo mismo.
    Un abrazo señor W. Un viaje abrupto por las colinas de la verdad, que se agradece a pesar del movimiento

    • Señor W. dijo:

      Muchas gracias a ti Chrieseli. Somos, sin lugar a dudas, la especie más perniciosa que habita este planeta, una auténtica plaga, con potencial para lo mejor y pocas ganas de hacerlo y nos vamos a dar cuenta de ello demasiado tarde.

      Abrazos.

  5. Borja P.r. dijo:

    curioso punto de vista, nunca antes habia leido un articulo tan realista en bruto como este, gracias por tu tiempo para realizar buenos articulos, y compartirlos, saludos y gracias por tantas verdades

    Borja-.

  6. …Un post muy realista, pero la extinción de todas maneras, es el destino de la raza humana. la prevención podría ser una solución a muchos problemas o catástrofes, pero esa es una cualidad humana, muy escasa.
    Saludos Mister W. gran tema…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s